3/11/09

La lucha de la especie.

Que no hombre que no. Que ya está bien. Pase tus miedos, pase tus inseguridades, pase el miedo a ser feliz. Pase. Pero en esto soy irreductible, no pienso permitir que transfieras todo aquello que me define a aquella que no soy yo, en un patético intento de mejorar la especie, o algo semejante. En un patético intento de crearte algo a medida, un poquito de lo tuyo y un poquito de la otra.
Los dos somos muy de Darwin, pero te digo que de esta sobrevivo. Te digo que soy capaz de evolucionar y convertirme en depredadora para no perder en la lucha encarnizada de la especie. Y si tengo que volver a probar bocado animal y llenarme la boca de materia muerta, lo haré. Porque no. Porque ella con sus piercings y Bye con sus rarezas. Y se acabó.


9 comentarios:

  1. Sos todo personalidad Srta. Bye.
    Me permitis un beso? Os lo dejo.
    Leandro.

    ResponderEliminar
  2. Tú me tienes que contar ciertas cosas, ¿no?
    Besos de martes.

    (:

    ResponderEliminar
  3. Las rarezas de uno nos definen mejor que ninguna otra cosa. No las pierdas nunca ... ni, menos aún, dejes que te las roben.

    ResponderEliminar
  4. Hum, suena sincero, desgarrado y claro en plan cristalino. Sí, por desgracia todo es puro darwinismo. Cada segundo más es un grado. Cada tontería menos, otro.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  5. ¿ovarios para desayunar? Excelente bocado.

    Besos, Srta Bye.

    ResponderEliminar
  6. He decidido dejar la depredación para los animales. No me gusta el resultado en nosotros.

    Lo que decidas será decisión. Eso tiene valor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mi de todas maneras me siguen gustando las muejeres que muerden...

    jjajajaj

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Entre tus medios versos y los míos, formemos una estrofa...
Si lo prefieres, también puedes usar el buzón: mediosversos@gmail.com